reading_challenge_banner-221fdb833e3fce18458f2473c2ba67b7-png

El 2016 ha sido el año de volver a «leer por placer». De volver a coger novelas ‘deloquesea’, de descubrir nuevos géneros, de comprar libros de editoriales independientes por sus ‘portadas bonitas’. Ha sido el año de ‘reencontrarme’ con los libros (pese a que os pueda parecer una enorme paradoja teniendo en cuenta lo que leo cada año y la cantidad ingente de libros que poseo). Pero, en cierto sentido, me he reencontrado con el placer de la lectura y del sobeteo de los libros ‘porque sí’. Eso no quiere decir que no vaya a seguir leyendo ensayo, manuales, artículos y libros científicos, porque forman parte de mi día a día, de mi trabajo y de quién soy y quién quiero ser. Por eso, aunque he buscado estos días muchos «retos de lectura» para el 2017, al final no me ha convencido ninguno; básicamente porque nunca sé qué proyectos saldrán a lo largo del año, ni el tiempo que me requerirán. Y no me gusta empezar cosas y dejarlas a medias.

De modo que lo que he hecho ha sido rescatar mi cuenta en Goodreads, creada allá por el 2014 y jamás utilizada. La he actualizado con libros que he leído este 2016 y algunos que sé que leí en 2015 (bendito instagram y mi manía de subir fotos de libros) para que no esté tan triste hasta que empiece a introducir el 2017. No he incluido todos los libros que he leído para mis trabajos porque de esos muchas veces no hago fotos y muchos no los he leído completos, así que no sé si (me) valen. Tengo que plantearme si usaré Goodreads para todo o ‘solo’ para la lectura por placer.

reading_challenge_badge-90820c0c75a5f1231cc641bf3ce2f138-png

Lo que sí he decidido es marcarme un reto de lectura en Goodread: 30 libros en 2017. A ver qué sale de esto.

Así que, si tenéis cuenta en Goodreads, podéis agregarme y que pueda ‘estalquearos’ las lecturas.

Anuncios